Pregunta 1- Familia: Tenemos un niño con 3 años, yo le hablo en euskera y mi marido le habla en castellano. En el colegio todo lo hacen en euskera y él, habla mezclando las dos lenguas. ¿Eso tiene alguna explicación?, ¿es para preocuparse? ¿no repercutirá negativamente en sus habilidades lingüísticas?

Un niño sin problemas de lenguaje de base es capaz de adquirir perfectamente dos o más lenguas. No os inquietéis si en el desarrollo de la adquisición, momento el que se encuentra vuestro hijo, mezcla ambas lenguas. A lo largo del proceso de desarrollo del lenguaje, la lengua escolar pasará a tener más fuerza, logrará dominar ambas si tienen las condiciones de base preservadas. 

Recomendaciones 

  • Habladle siempre en el idioma que dominéis. No intentéis hablarle en un idioma que vosotros estéis aprendiendo o que no lo manejéis suficientemente. Esto puede generar modelos lingüísticos inadecuados y reducción del feed-back comunicativo.
  • No exige ningún problema si uno de los padres habla un idioma y el otro, otro. El niño es capaz de discriminar perfectamente que son lenguas diferentes y cómo debe dirigirse a cada persona. 
  • Es recomendable dar un buen modelo lingüístico. En caso de que el niño mezcle lenguas, vuestra devolución será en la que habitualmente os comunicáis. 
  • Las mejoras en los idiomas trasfieren de unos a otros siempre dependiendo de su grado de inmersión
Pregunta 2 – Familia: Mi hijo tiene dos años y medio y estamos preocupados porque sólo dice alguna palabra suelta. Parece que entiende lo que le decimos, pero… En nuestra familia hay antecedentes de retraso de lenguaje.

Existe una alta incidencia congénita en los retrasos de lenguaje. 

Es conveniente tenerlo en cuenta y hacer un seguimiento periódico de su evolución. Sin embargo, no olvidéis que algunos niños progresan a ritmos diferentes. 

Recomendaciones 

  • Los niños aprenden mucho por imitación. Por ello, cuando hablen a su hijo háganlo despacio, pronunciando correctamente, modulando la voz adecuadamente.
  • Motiven al niño contándole cuentos cortos en los que intervengan animales y puedan participar haciendo onomatopeyas, gestos, bailes…
  • Eviten repetir al niño palabras tal y como él las pronuncia con el fin de no fijar errores y malos aprendizajes 
  • Jugad escondiendo distintos objetos cotidianos (ropa, juguetes, alimentos, objetos de su habitación…) y así provocar la denominación de los mismos. 
Pregunta 3 – Familia: Nuestro hijo de 4 años hace una cosa curiosa, cuando habla, cambia muchos sonidos, unos por otros, pero cuando le hacemos repetir lo hace bien. No sabemos si es normal o no.

En ocasiones los niños no tienen dificultades para aprender a pronunciar un sonido, pero luego les cuesta introducir ese sonido dentro de la serie de una palabra. Si los errores persisten y son frecuentes, será mejor acudir al especialista. 

Recomendaciones 

  • Jugad a discriminar pares mínimos: parejas de palabras que sólo cambian un sonido: pala-bala.
  • No le corrijáis continuamente sus errores: no abuséis el «no, así no se dice»
  • Dadle buenos modelos, devolvedle la palabra dicha inadecuadamente por él, de forma correcta.
  • Cuando habléis, utilizad un ritmo pausado y tranquilo
  • Jugad a estimular de manera focalizada: intentad que salgan muchas veces al día en la conversación aquellas palabras que continuamente expresa de manera incorrecta.
Pregunta 4 – Familia: Nuestro hijo de 6 años no pronuncia bien la /r/ . ¿Tenemos que hacer algo?

El sonido /r/ vibrante es el más complejo de nuestra fonología porque necesita producir una vibración de la punta de la lengua contra los alveolos dentarios. Si no dice el sonido es conveniente comprobar si el frenillo está limitando la vibración. Si es así, es posible que fuera necesaria una pequeña intervención en el frenillo y un trabajo funcional de lengua. En otras ocasiones solo es necesario el trabajo funcional de lengua para conseguir dicha vibración. 

Recomendaciones 

  • Es más recomendable una intervención temprana del especialista, que consigue el objetivo en un breve espacio de tiempo, antes que dar orientaciones a los padres que, en muchos casos, generan más efectos negativos en el niño que mejoras.
  • En los casos más leves si son aconsejables este tipo de ejercicios:
  • Jugad con el niño a hacer el claqueo del caballito 
  • Cantad canciones sustituyendo la letra de la canción por la, la, la….
  • Jugad a enderezar la punta de la lengua, etc…